miércoles, 28 de abril de 2010

La Mancha se alza con el Premio Nacional del Libro con comunicación y poesía

 

 

Caracas, 28 Abr. ABN.- La cooperativa editorial La Mancha se alzó con dos galardones en el VI Premio Nacional del Libro 2010, uno por el Periódico Alternativo La Mancha y el segundo por su Colección de Poesía La Buena Calle que reúne, hasta ahora, 12 títulos de seis poetas y seis poetizas.

 

Hace siete años y medio salió el primer número del Periódico Alternativo La Mancha y hace cuatro años surgió la Colección La Buena Calle que tímidamente asomó a cuatro voces poéticas que serían presentadas al público en el Callejón de la Puñalada, en Sabana Grande, con un bautizo que aglomeró unas 300 personas, música y versos.

 

El periódico tiene casi 100 números recorridos y la colección que ya tiene una docena de poetas publicados pretende sumar otros cuatro este año, mientras tanto la cooperativa asume el Premio Nacional del Libro "con mucho compromiso y honestidad".

 

Mientras muchos conductores hacían colas kilométricas para llenar el tanque de gasolina de sus vehículos y otros hurgaban en el mercado para encontrar alimentos básicos nació el Periódico Alternativo La Mancha, era 16 de diciembre de 2002 y Venezuela vivía un paro patronal maquinado para hundir al país y provocar la salida del presidente de la República, Hugo Chávez.

 

"Fue un bautizo de fuego", dijo Oscar Sotillo, miembro del consejo editorial de La Mancha y durante sus casi ocho años de vida saldría periódicamente primero cada dos meses, luego cada mes y desde hace un par de años cada quince días.

 

"El primer número sale el día del trancazo, en pleno paro petrolero, pero nuestra meta era seguir adelante, y sabíamos que en un momento íbamos a pisar el terreno de los libros, de la revista", expresó Sotillo.

 

Así, el periódico que venían pensando meses antes se materializó en tinta y papel como un híbrido entre revista y periódico para responder a una necesidad de comunicar de forma directa y tocar lo político desde el punto de vista cultural.

 

"Entendemos que el cambio en este país debe ser cultural. Hay que retomar nuestra cultura originaria, de los indígenas, de los afrodescendientes, y decir lo que hizo la cultura adeca-copeyana para distorsionar lo que es ser venezolano", expresó Jannett Rodríguez, representante del colectivo.

 

La Buena Calle

 

Una calle estrecha del bulevar de Sabana Grande por la que transitaron los poetas de los años 70 y 80, El Callejón de la Puñalada, fue el escenario para bautizar los primeros cuatro libros de la Colección La Buena Calle de La Mancha, y siguieron cuatro más y otros cuatro.

 

El poeta Eleazar León se acercó al colectivo mientras estos en una especie de rito tocaban los libros recién salidos de la imprenta, los abordó, tomó los poemarios, los abrió, leyó los versos: "Cómo me hubiese gustado publicar un libro como éste", pero antes de que León les hiciera esa revelación, y cuando aún la idea de la colección era anónima, el colectivo de La Mancha buscaba un nombre para bautizarla:

 

"Hay cosas que en la calle se pierde, hay gente que en la calle se pierde, a amigos de la infancia los mataron porque andaban en malos pasos, en la mala calle. Nosotros también somos de la calle pero somos de la buena calle, es la calle donde se hacen cosas buenas, donde se construye, donde se comparte", con este argumento surgió la colección de poesía como una opción para descargar en versos toda esa experiencia callejera.

 

Tiempo después un lector se topó con el tercer librito de la colección denominado Panfleto, del poeta Oscar Rodríguez, se metió en las líneas y deliró, y quizá guiado por el concepto de La Mancha de compartir los materiales y no convertirlos en basura, el lector deseó que otra persona se encontrara con el poemario y lo dejó en el asiento de un autobús para que esperara a alguien amante o no de la poesía.

 

"En cada libro está un correo electrónico y mucha gente nos escribe comentando los poemarios, así nos llegó una crónica de un lector que se apasionó con los versos de Oscar Rodríguez y luego lo dejó en un autobús", explicó Janette Rodríguez.

 

En junio los integrantes de la cooperativa recibirán dos estatuillas del VI Premio Nacional del Libro, y aunque dicen que este uno de los pocos premio, sienten en cada anécdota un galardón adicional que les ha dado el impulso para seguir inventando y creando proyectos:

 

La Colección Tinta Socialista, de ensayos; Las revistas de Poesía, La Colección Sin Límites de poesía de varios países, La Colección Cambimbera, Un manual popular para murales, un programa de radio, talleres, los encuentros de comunicadores Ando Comunicando, etc. 
 
Fuente: Agencia Bolivariana de Noticias

 

 .

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.